jueves, 7 de agosto de 2008

La política de la vida

Importa muy poco que Lourdes Flores le diga a Alan que es el presidente de los ricos. Resulta totalmente irrelevante y llaman a escándalo las estériles e intrascendentes disputas que mendigan portadas y titulares. Se olvidaron hace tiempo a quiénes hay que servir en la política.

Hoy a inicios de agosto del 2008, lo que realmente importa es la lacerante realidad de la muerte de nuestros niños y niñas por el frío y la de tantos compatriotas en las pistas y carreteras.

22 niños y niñas han muerto por frío en Puno. En la Región de Fuentes han ocurrido 97,000 casos de infecciones respiratorias en niños y niñas menores de cinco años este año. El problema, Señor Ministro de Salud y Presidente Regional de Puno y de las zonas alto andinas del Perú, es que esos niños nacieron demasiado pobres, demasiado lejos y demasiado alto y hasta ahí no llegan ustedes. No acceden al Seguro Integrado de Salud. Debemos por ello a través de las regiones y sus gerencias de desarrollo social, fortalecer y expandir a los centros poblados y caseríos los Comités Locales de Salud donde la comunidad participa activamente en la prevención y atención de salud. Los CLAS fiscalizan y flexibilizan el gasto, mejoran la infraestructura y los equipos, contratan directamente al personal y lo supervisan aumentado la calidad de la prestación. Podemos y debemos rescatar a nuestra infancia de la muerte por enfermedades que se pueden prevenir y que, de no hacerlo, dejarán huellas imborrables en los que sobrevivan. La salud debe llegar al niño, no al revés. Igual que la escuela.

Importan las trágicas muertes en las pistas y en las carreteras por falta de control. Cada año 28,000 personas se accidentan en las pistas de Lima y 4,000 compatriotas resultan heridos en las carreteras del país por exceso de velocidad, consumo de alcohol, y por automóviles y buses en mal estado. De cada siete accidentes, uno ocurre en provincias y estos constituyen la principal causa de muerte en el Perú. Mueren más que todos los fallecidos por la violencia política en el Perú ante la misma indiferencia hoy que la que tuvieron las autoridades de ese entonces.

Podemos evitarlas creando una autoridad autónoma de tránsito en el MTC y en cada ciudad importante del país; dándole a la Policía Nacional recursos para radares que controlen la velocidad e instrumentos para medir la alcoholemia, subordinando a las policías de tránsito y de carreteras a las autoridades de tránsito. Necesitamos urgentemente aumentar la cobertura de “tolerancia cero” y ampliar los recursos corrientes para completar las personas competentes e incorruptibles que fiscalicen desde los gobiernos regionales. Es indispensable la revisión técnica semestral y dar de baja al parque automotor obsoleto, generando incentivos a la venta de chatarra.

Soluciones hay, lo que falta es voluntad para hacer política en defensa de la vida. El derecho a la vida no es solamente una frase escrita en la Declaración Americana o Universal de Derechos Humanos que cumplen 60 años este 2008. Es un imperativo para el aquí y el ahora.

Desde Cuzco, Solidarios y vigilantes
Hasta la próxima

5 comentarios:

Goz dijo...

[http://gnosistema.blogspot.com] Difúndalo. Alguien se lo agradecerá.

Otto Rock dijo...

De hecho Susana, 48 niños murieron en Peru. De esos 48, 26 en el districto de San Román (inc Juliaca).

Cuando llegó a la cifra 48, el gob empezó un "alerta amarilla". ¿Parece que hace falta 100 para "alerta roja", no?

Susana Villarán dijo...

Gracias Otto por corregir la cifra de niños menores de cinco años que están muriendo por el frío en Puno y las zonas alto andinas.

Una cifra esconde vidas humanas, personas, proyectyos de vida, afectos, dolores. Cuando se trata de niños cuyas m muertes o pueden ser evitadas, es muy difícil hablar o escribir de ello sin que la indignación nos embargue.

Hagamos algo, Para eso es la política para prevenir y evitar que esto suceda con políticas públicas adecuadas.

Anónimo dijo...

¿Cómo es que no encuentro en la prensa peruana ninguna referencia al escándalo de Lumen Dei? Creo que esta organización ultracatólica está notablemente extendida en Cuzco y Lima, y por medio de su ONG PRODEIN obtiene buenas donaciones y ayudas oficiales para los pobres indios. Parece que se resisten a la autoridad del Papa y hablan de “desordenes morales y financieros”. La cosa pinta tan fea que podría ser el comienzo de un cisma en la Iglesia.
http://www.religionenlibertad.com/noticias/destituida-cupula-lumen-dei
http://blogs.periodistadigital.com/religion.php/2008/07/28/carta-del-comisario-pontificio-fernando-
http://blogs.21rs.es/trastevere/2008/08/02/el-culebron-de-lumen-dei/

Jota dijo...

Hagan política pero en serio para sí ayudar a la gente pobre, de la que tanto se llena la boca hablando, y no solo para sacar 1% en una elección