lunes, 30 de junio de 2008

Montesinos en el juicio a Fujimori



Arrogante y soberbio como nunca, haciendo alarde de su "versación" en los asuntos de inteligencia y temas internacionales, legalista al extremo aparece Vladimiro Montesinos en el proceso seguido a su gemelo, el acusado Alberto Fujimori. Lo mira luego de cada respuesta buscando su aprobación; se ríen juntos de sus "ocurrencias". Olvidados están los tiempos en los que Fujimori montó el gran teatro de la persecución a Montesinos. Los videos están a salvo y las cuentas entre ambos saldadas. Son los mismos cómplices de los largos diez años en los que gobernaron lejos de las miradas del pueblo, festinando sus crímenes. Defiende a su compinche en el delito con uñas y dientes. Maltrata al Fiscal, le responde con sorna y displicencia. Recibe, sin inmutarse ni dejar de lado su conducta altiva y sus expresiones propagandísticas, las reiteradas advertencias del Presidente de la Sala, el impecable juez César San Martín.

No pueden ocultar lo que todos advertíamos: la alianza por la impunidad de Montesinos y Fujimori ha sido pactada y blindada entre los emisarios de ambos, entre la Base Naval y la DINOES. Creen ambos, así como sus secuaces e ingenuos seguidores, que Keiko será presidenta y que los indultará. Es su única esperanza.

Pero más allá de ese pacto infame que esconde la verdad, vemos a un Montesinos incontinente, desesperado por hablar luego de casi diez años de silencio, creyendo que los reflectores que hoy lo iluminan son los mismos que lo hicieron durante el tiempo que controló el poder en el Perú.

Se equivoca de cabo a rabo, de escenario y de momento; ahora es sólo un testigo con varias condenas en su haber, y su aliado está en el banquillo de los acusados.

Muy a su pesar señor Montesinos, los "caviares" hicimos bien nuestro trabajo; quienes nunca visitamos su "salita", quienes no tenemos rabo de paja y siempre le salimos al frente, lo hemos conducido respetando todos sus derechos a donde está usted, al único lugar donde podría estar: a la prisión.


Solidarios y vigilantes
Hasta la próxima

8 comentarios:

MArio dijo...

Hola Susana, leyendo tu post me tranquilizo en algo. Ya q me dio un escalofrio el pensar q a fuji lo limpien y salga libre y luego en un eventual gobierno de keiko liberen a montesinos. Si salen libres estas ratas, fijo q hay guerra civil, aunq los peruanos somos mas comodones y le dariamos una segunda oportunidad. Si no seremos mas ....

Anónimo dijo...

Pero hay que ver como trata la prensa a Keiko. De vacaciones en Nueva York y nadie dice nada. No hay respeto y los periodistas son casi todos unos sobones que se acomodan al viento. Como los de RPP, mas suavecito imposible. Inmorales.

José dijo...

Hay que estar atentos, hacer campaña, impedir la posibilidad de indulto que busca el fujimorismo mas sus aliados...

P.D.

Susana, no hagas concesiones a la derecha, aqui no hay "caviares" hay gente que tiene principios y piensa éticamente.

Anónimo dijo...

que asco ver a montesinos coqueteando con fujimori como si tal cosa. pero que axco mayor que los ayayeros del fujimorismo celebren el hecho como si fuera una fiesta

Chinasklauzz dijo...

Montesinos afirma que se pueden cometer delitos "por razones de Estado"
El personaje Montesinos, apareciendo ante la opinión pública como un ser extremadamente culto, impecable en su vestimenta, provocador y dueño de una verborrea amplia nos muestra la peor parte de ese hombre que ostentó el poder junto al Sr. Fujimori.
Siendo un hombre calculador y de baja estofa no podía dejar de pasar la oportunidad de mostrarse ante el país como un ser iluminado y elegido por la dicha para mostrarnos el camino de la luz, él se lo cree ampliamente ese cuento y claro puede hasta caerle muy bien a cierto público que se deja impresionar por su léxico rebuscado y huachafo.
Lejos de eso, Montesinos no deja de ser tan solo un sucio charlatán, un leguleyo lector, rata de biblioteca al fin y al cabo que perturbado por sus viejos temores retuerce las leyes a su favor para intentar librarse de las penas a las que ya fue condenado.
En fin, lamentablemente este tipo de gente en su momento tuvo todo el poder en sus manos.
Que viva el Perú Siempre

p.d. Hago notar que en la web del Comercio se censura los comentarios.

beaminess dijo...

Montesinos es solo un remedo de hombre culto, más bien lo que ha quedado al descubierto en vivo y en directo es su desequilibrio mental antes muy bien disimulado como "estrategia" y que lo llevó a dejar pruebas de sus delitos. No digo que sea ininputable, sólo que para ser como él es, algo tiene que andar muy mal en un ser humano. La mediocridad de Fujimori es la que lo engrandeció y lo hizo parecer lo que no era.
Para mí una de las cosas más interesantes que dijo es que regresó a trabajar en inteligencia a partir de 1988 durante el 1er. gobierno de Alan García...

Anónimo dijo...

Querida Susana, tus analisis sobre esta tormenta de fuego y méntiras que todo el pueblo urbano en su mayoría siente lo de este Megajuicio, que tiene variables difícil de analizar,soporte político, financiero, deudas por cobrar, del mal llamado "presidente Fujimori".
Te quiero hacer un comentario sobre lo que se siente en una dimensión del campo rural, una realidad que esta bien distanciado de nuestro enfoque y objetividad.
Hace unos dias conversaba con un ingeniero agrónomo extensionista, que labora, camina y conversa por la región rural de Huanuco y San Martín, que abria un poco de esa realidad escondida, con el imaginario el analizar de la gente del campo, que este superjuicio lo tomán de otra manera, que aquel que está en el banquillo --es una vìctima-- a ellos él sátrapa no les robo, que fue al final un robin hood contra los grandes empresarios informales) contra narcos a transnacionales y que a ellos si les llego la ayuda de su gobierno.
Y según esto me decía este profesional sobre sus necesidades de acceder a la política que si le daban la oportunidad de postular en esta proxima elección con ALBERTO FUJIMORI --suponía el que podría ser declarado inocente--, el vendía su casa para postular como candidato al amparo de su sombra, es decir entregaba su alma, PORQUE ESTABA SEGURO DEL ARRAIGO Y LA SEGURIDAD DE SU ELECCIÓN, pero dijo algo también importante y tácito, si va la hija, Keiko ni empeñaba su bicicleta vieja, no ganaba, lo importante era Alberto Fujimori y punto.
Despues de mucho conversar y hacerle recordar que su santo de devoción ya fue sentenciado por el allanamiento de la morada de la mujer de su socio Vladimiro y que erá imposible que pueda postular, entonces reconocio que habría que buscar otro candidato.
Son reflejos que te quiero comentar y que se suman a lo que he sentido en mi caminar y andar
Un abrazo
Gil

Guillermo dijo...

Estimada señora.

Que pena que una persona pública como Usted desconozcca lo que es vivir en un Estado de Derecho. No le pido que conoczac algo de derecho penal porque esa no es su especialidad. Pero si sabe uested muy bien que la justicia no es venganza. Espero que alguna vez Uasted gane una elección y cuando sea acusada por algo- si lo es- se le respeta todfos los derechos que una "procesada" tiene en este país.Se dice Usted cristiana, pues ni siquiera eso parece. Más humildad no hay que léimparse la boca antes de haber comido.