jueves, 26 de febrero de 2009

La teta Asustada

Reproduzco el Alerta de Demus elaborado por la piscóloga Paula Escribens Pareja y suscribo cada una de sus justas demandas

"A raíz de la premiación con el Oso de Oro de “La Teta Asustada”, película de la cineasta peruana Claudia Llosa, se ha colocado en el debate público la temática de la violencia sexual durante el conflicto armado interno que vivió el Perú durante dos décadas.

La teta asustada es un término que Theidom (1) desarrolla luego de hacer una investigación en Ayacucho, donde recoge y hace un análisis de testimonios de personas afectadas por el conflicto armado interno. La autora señala que los comuneros y comuneras de estas zonas hablan del efecto dañino que tienen la violencia y el terror en las mujeres y los hijos de éstas, así como en la comunidad en general. Es decir, las memorias dañinas y la violencia se transmiten de generación en generación, más cuando éstas no han sido procesadas ni elaboradas.

Como refiere Viñar (2) “el torturado, el perseguido, el asesinado, son convertidos por la violencia en deshechos de su propia humanidad. Los desaparecidos se transforman en almas en pena, siendo representantes del aniquilamiento del sistema”.

Beristain (3) refiere que de todas las formas de violaciones a los derechos humanos, la violencia sexual es la más difícil de denunciar, porque, a diferencia de las personas desaparecidas o torturadas que terminan siendo heroificadas por su comunidad y por la misma sociedad, las mujeres víctimas de violencia sexual son señaladas, culpabilizadas y estigmatizadas por sus propias parejas, familias y la sociedad que las condena.

Como señala Silva Santisteban(4), la violencia sexual sería una forma de basurización simbólica. Esta estrategia de guerra, utilizada por el Estado, tendría como objetivo sacar a estas mujeres del sistema, evacuándolas, humillándolas y sometiéndolas, para así permitirse la victoria responsabilizando a la víctima del hecho de violencia sexual, refiere la autora.

A raíz del trabajo que DEMUS viene realizando con mujeres afectadas por la violencia sexual durante el conflicto armado interno, recogimos de la voz de ellas mismas que la afectación a su salud mental, producto de la violencia, no sólo las alcanzó a ellas y a las generaciones que directamente la vivieron, sino que es “un mal que se transmite a través de la lactancia y la alimentación misma y que así va propagándose de generación en generación (5)”. Es decir, que todo hecho que es vivido como traumático y que no se procesa va a ser transmitido de forma simbólica a las siguientes generaciones y va a quedar inscrito en su memoria e identidad.

Por otro lado, es importante señalar que, a partir del encuentro con esta comunidad, hemos podido conocer formas alternativas de abordar las secuelas de la violencia y que están en directa relación con los recursos y potencialidades de las propias comunidades. El Allin Kausay(6) es el bienestar que se logra a partir de un cierto equilibrio entre los diferentes elementos del mundo interno, así como las relaciones interpersonales y la interacción con la naturaleza, el cual se ve quebrado ante la irrupción de la violencia, más cuando ésta es ejecutada por el propio Estado que luego no asume su responsabilidad.

La CVR reportó 538 casos de violación sexual, de los cuales el 83% fue perpetrado por agentes de las Fuerzas Armadas. Sofía Macher, presidenta del Consejo de Reparaciones ha señalado que a la fecha hay 2021 mujeres registradas como víctimas en el RUV por la afectación de violencia sexual(7), sin embargo es realmente preocupante el que ninguna de ellas haya sido acreditada como víctima a la fecha.

Esta realidad nos devuelve a la obligación del actual gobierno de generar las condiciones necesarias para que la totalidad de mujeres afectadas por este tipo de violación de derechos humanos pueda registrarse como víctimas y sean acreditadas, además de ser reparadas de forma integral atendiendo sus necesidades en salud mental.

Para ello es necesario que haya una voluntad política que se refleje en la asignación de mayor presupuesto desde la CMAN(8) al Consejo de Reparaciones, así como un manejo adecuado de las reparaciones tanto individuales como colectivas, las cuales a la fecha se han venido manejando con un corte asistencialista que le quita su verdadero sentido.

Es urgente que el Congreso apruebe una ley de salud mental que permita exigir a las entidades respectivas la asignación de un presupuesto para la prestación de servicios de salud mental, dirigidos a atender las necesidades específicas de las mujeres víctimas de violencia sexual. Es igualmente necesario el reconocimiento, por parte del Estado y la sociedad en general, de que la violencia sexual durante conflicto armado constituye un delito de lesa humanidad."

20 de febrero de 2009.

DEMUS, Estudio para la Defensa de los Derechos de la Mujer.
Elaboración de Alerta: Paula Escribens Pareja.

463-1236, 4638515
www.demus.org.pe
Solidarios y vigilantes
Hasta la próxima

5 comentarios:

Homero dijo...

¿sera que estamos ante la mas grande estafa en el mundo del cine? ayer en conferencia de prensa en Lima la directira habria admitido frescamente haberse inventado la enfermedad "Teta asustada" y el mito.

En la conferencia de prensa de la Berlinale antes de la premiacion Claudia Llosa ¿no afirmo ante periodistas de todo el mundo que la enfermedad llamada TETA ASUSTADA si existia hizo enfasis en que si existia, que no era un mito, que era muy conocida en Peru en los Andes, etc, etc.?

ojoenelfirmamento dijo...

La verdad no comprendo por que los peruanos, tenemos que ser tan malos críticos de lo bueno que sale de los mismos peruanos,siempre se le quiere hallar el punto negativo, pero a través de las críticas por los especiales cineastas y gente de prensa se sabe que es fabulosa, no solo por que sea peruana, sino por que pone en discusión el tema que se trata de minimizar y acultar, la salud mental de quienes sufrieron en carne propia el trauma de la lucha armada de Sendero y de la reacción de las fuerzas armas y policiales. Lo más crítico de estas luchas internas que no solo se han desarrollado en nuestro país, sino en otros también, los hombres utilizan su sexo, como arma de altraje, bejación, creen que violentando sexualmente a una mujer son más hombres, más valientes por que dan rienda suelta a sus apetitos más bajos y ruines, con jovencitas o señoras casadas, pero insultar su dignidad de mujer para arrinconarlas, estigmatizarlas.Pienso estos bichos no tendrán una madre,hermana,esposa e hijas, de donde vienen, de donde proceden.

Dark Angel dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Angel Campos dijo...

Homero esta un poco equivocado, Llosa dice que la enfermedad es una creencia de la sierra, y eso es verdad.Ella tambien dice que no ha visto un caso extremo como el que narra en su pelicula, y eso tambien es verdad.La enfermedad en este caso es un mito urbano propio de la sierra, que la usan como metafora para representar el drama que se vivio en sus zonas.Y de hecho el que la gente se pregunte si esto es real o ficcion basta para indicar lo mucho que se necesita dar a conocer esa parte de al historia que hoy el Estado parece querer que caiga en el olvido.

Anónimo dijo...

no tengo nada contra la pelcicula pero hay que hacer observaciones:
* es una obra de ficcion. no es realidad.
* la CVR exagero con esa cifra de casi 60000 victimas, no es tanta la cantidad, la cifra real es mucho menor.