domingo, 9 de diciembre de 2007

Libres del miedo, del hambre; libres para creer y para pensar

Probablemente mañana 10 de diciembre, para la mayoría, sea un día más. No lo es. Ojalá todos y todas conociéramos que un 10 de diciembre de 1948, nuestras vidas cambiaron. Desde entonces nuestra dignidad fue reconocida y empezó a ser defendida internacionalmente.

“Todos nacemos libres e iguales en dignidad y derechos” dice el Preámbulo de la Declaración Universal de los Derechos Humanos que se aprobó en en París, en el Palacio de Chaillot.

Sesenta años después, lamentablemente, no se cumple en el mundo esa aspiración, ese derecho de vivir libres del hambre, del miedo, de ser libres para creer, para pensar y expresarnos. Parafraseando a Orwell, unos seguimos siendo más iguales que otros, desde antes de nacer.

Hay quienes nacen con el hierro necesario para que su pequeño cerebro se abra al conocimiento y no encuentre barreras para desarrollar sus capacidades y su creatividad, Otros y otras no.

Hay quienes nacen con una familia que los ama y protege; muchos no, nacen en medio del miedo, la violencia, el desamparo y la soledad; sin siquiera merecer un nombre, una partida de nacimiento

Hay quienes, desde antes de venir al mundo, ya tienen un lugar en un “gran” colegio. No es el destino de nuestros niños en las zonas rurales de la amazonía y los Andes, condenados a caminar kilómetros para ir a una escuela a donde la maestra va tres días a la semana, a lo sumo. No tienen libros, tampoco una carpeta. No hay baños, no hay agua potable.

Hay quienes nacen en países en los que no podrán organizarse, ni expresarse ni se educarán críticamente porque si ejercen la crítica y hablan en voz alta, si se organizan independientemente, los arrestarán y torturarán. Los callarán para siempre.

Hay quienes encuentran abogados de estudios importantes para librarse de la justicia. Para muchos y muchas en el mundo, la justicia es una cuesta empinada en la que nunca se llega a la cima.

Hay quienes nacemos mujeres, con desventajas y sufrimos violencia por un histórico reparto desigual del poder. Y cuando nacemos negras, indígenas y pobres nuestras oportunidades se cierran más y más.

Hay quienes sacian su apetito, hasta hartarse; y hay niños y niñas que mueren de hambre, cada hora, en nuestro mundo.

Hay quienes orientan su sexualidad con libertad y quienes, por no ser heterosexuales, sufren discriminación, violencia y hasta la muerte

Hay quienes mueren antes de tiempo, porque aquellos que tienen más posibilidades de enfermarse, tienen menos posibilidades de curarse.

Hay quienes esperan, como aquí en Guatemala (en donde ahora estoy), en Colombia, en Venezuela, en El Salvador, en Chile, en Uruguay, en Paraguay, en Brasil, en Panamá, en Argentina y en el Perú, en Cuba, en Estados Unidos, en México, verdad, justicia y reparación por las violaciones a sus derechos humanos y ésta no llega o se demora por décadas.

Por todo ello, el 10 de diciembre no es un día cualquiera, no puede pasar desapercibido; no podemos ponernos de perfil en el asunto de los derechos humanos. Menos demonizarlos ideológicamente sosteniendo que es un problema de “otros”, de los “caviares”, de los amigos de los terroristas y de los delincuentes.

Es una cuestión que está en la raíz de la humanidad que compartimos ¿O no creemos que tenemos derecho a ser radicalmente libres para creer, para pensar, para vivir libres del miedo y del hambre? Y Si creemos en ello ¿qué hacemos para que sea posible?

12 comentarios:

Anónimo dijo...

al menos en en este país a quién exige respeto de los derechos humanos se le llama caviar...
estamos muy lejos del palacio de chaillot y de ser un apaís civilizado.
acá todo derecho se atropella con la venia del poderoso y con el miedo del q puede perder un empleo.
es bueno leer a gente como susana villarán, es al menos una esperanza en medio del paisaje negro que pinta nuestro país en esta materia.

Anónimo dijo...

OBVIAMENTE QUE SUSANA VILLARAN CUENTA CON UN VOTO MENOS SI ES QUE SE PRESENTA A LAS ELECCIONES DEL 2011, EN LAS ELECCIONES PASADAS VOTE POR ELLA EN PRIMERA VUELTA PERO LEYENDO SUS ULTIMOS POST ME HA DECEPCIONADO TERRIBLEMENTE. UN CONSEJO, DENSE CUENTA QUE TANTO LA SRA SUSANA Y LOS MIEMBROS DE SUS PARTIDOS? ESTAN DESACREDITADOS, EL PUEBLO NO QUIERE MAS DE LO MISMO, LA GENERACION DE LA SRA SUSANA ESTA TOTALMENTE DESACREDITADA COMO PARA PRETENDER GOBERNAR EL PAIS, ES HORA DE LOS JOVENES, SE QUE MUCHOS JOVENES QUIEREN APORTAR PARA SACAR AL PAIS ADELANTE, PUES BUSQUENLOS A ELLOS, NO A POLITICOS RECICLADOS QUE YA NO TIENEN NADA QUE HACER POR LA POLITICA DEL PAIS, ES HORA DE LOS JOVENES QUE REALMENTE QUIEREN AL PAIS. COMO ALGUIEN DIJO POR AHI: QUE SE VAYAN TODOS Y QUE QUEDEN LOS JOVENES, QUE SEREMOS NOSOTROS QUIENES SACAREMOS A ESTE PAIS LLAMADO PERU.

karinam dijo...

Anónimo 2: seguro si susana villarán se pta a las elecciones del 2011 no gane, pero no porque su generación esté "desacreditada", sino porque en nstro país siempre gana el peor! No estoy de acuerdo en que es el momento de los jóvenes, por qué? es lo mismo que decir que es el momento de las mujeres y haber votado por LF. Ser joven o mujer no tiene ningún mérito en sí mismo (y te lo digo yo, que soy las dos cosas). Por otro lado, si tanta barra le haces a los jóvenes, me puedes decir si hay siquiera 1 dispuesto o interesado en política? Luciana Léon quizás?? A mi no se me viene a la mente ningún otro nombre! Y si ella es para ti la representación de "los jóvenes al poder" pues prefiero ser representada por gente de otra generación.

Anónimo dijo...

querida karinam:
en ningun momento pense en la congresista leon, lo peor del caso es que nuestra genracion teniendo tantos buenos prospectos como para representarno nadie quiera hacerlo, es es el problema o al meno asi lo percibo yo, son validos tus argumentos y los respetos pero la sarta de politicos que ahora nos gobierna y se enquistan en el poder son los que nos han llevado a esta situacion. Que hay politicos buenos eso sin duddarlo pero la mayoria no lo son. La mayoria son oportunistas que tienen un partido y que como no logran sus ambiciones crean otro o juntas movimientos para lograr sus objetivos. Sigo pensando que ninguno de nostros se quiere comer el pleito de sacar el peru adelante porque tenemos como ejemplo a los politicos que hace mas de 30 años nos gobiernan.

Anónimo dijo...

yo creo que la juventud es un estado de animo, sino miren a tantos jovenes de ideas y espiritu anquilosados. susana me parece que es mas fresca, y noble, que una lechuga. no que sea una superheroe, o que crea en ellos. jovenes y libres con susana!!!

RAUL dijo...

ESTOY DE ACUERDO EN EL RESPETO A LOS DERECHOS HUMANOS, AQUI , EN EEUU Y EN CUBA, PERO EN LO QUE NO ESTOY DE ACUERDO ES EN QUE SE HAGA DE ESTO UNA FORMA DE VIDA ES DECIR GENTE QUE VIVE DE "LA DEFENSA DE LOS DERECHOS HUMANOS", ES DECIR QUE ESA DEFENSA SE TRANSFORMA EN UN NEGOCIO ....., MUY LUCRATIVO ADEMAS, ATRAVES DE ONGS ETC, ETC

Anónimo dijo...

NEGOCIO LUCRATIVO? OSEA QUE UN ABOGADO GANA MAS DEFENDIENDO DERECHOS HUMANOS EN UNA ONG QUE EN EL SECTOR PRIVADO? AVISA, PARA MANDAR MI CV.

LINO dijo...

TE AVISO, CREA TU ONG Y BUSCA COOPERACION INTERNACIONAL...

Anónimo dijo...

Los derechos humanos son algo que reivindica la izquierda democrática. Me cuesta trabajo entender a los tios "intelectuales" de izquierda que ya no alzan la bandera de izquierda...y creen que se debe de reeducar a la derecha para que tenga respeto por la vida de los demás.

Anónimo dijo...

me falto... Yo voté en las elecciones por Tí, pero dejar de criticar frontalmente a la derecha como una cuestión ideológica y no simplemente coyuntural (caso fujimori) me parece desconocer la realidad...yo me voy con Javier (izquierda v.s derecha) al menos él la tiene clara.

JaVieR dijo...

sabes, creo que todo sistema economico o pesamiento puede ser bueno siempre y cuando la gente que lo aplica sea recta.

Me molesta cuando la gente dice: el enemigo del peruano es el propio peruano.

Con solo normas con letras negras, sin una debida sociabilización , seran letas muertas. Eso sucede con los derechos humanos, existen, pero los que necesitan aplicarlos solo conocen su slogan pero, no su desarrollo y la forma de recurrir a ellos si es necesario.

Es nuestro trabajo como jovenes hacer eso, y no ir negandose a empezar.

"ama a tu projimo como a ti mismo", si solo lo refexionan tendran la solución a todos los problemas del mundo.

Susana Villarán dijo...

A todas y todos, como siempre, les agradezco su paciencia al leer el post y comentarlo.

En el pequeño video que acompaña la portada del blog digo (y lo hago honestamente, créanme) que prefiero las reacciones críticas; aunque mentiría si no les dijera que le hace mucho bien a mi autoestima aquellas palabras que expresan simpatía y acuerdo. Masoquista no soy.

Las opiniones divergentes a las nuestras siempre enseñan cuando son hechas con seriedad, con argumentos, con información. Así, hay quienes critican fallas en la sintaxis; qué puedo decirles sino gracias. Seré más cuidadosa en adelante.

Hay quienes discrepan de mi posición política: eso es lo que más me gusta de la democracia: el pluralismo. Si cree "anónimo" que Javier Diez Canseco la "tiene clara" como hombre de izquierda, que contribuya a su proyecto político. Me une a Javier Diez Canseco una vieja amistad personal y tengo distancias políticas con él. No son dimensiones incompatibles. No hay nada más peligroso ni autoritario que la unanimidad.

Ojo, que en la izquierda hay matices y diferencias que hay que conocer y valorar en su justa dimensión. Si es requisito para ser "considerado de izquierda" alabar a Fidel Castro y justificar sus violaciones a los derechos humanos como lo hace Javier, no comparto esa posición.

Soy de izquierda porque lucho contra las desigualdades que se pueden y deben evitar. Soy de la izquierda que cree que la justicia y la libertad son hermanas y no enemigas. Soy de la izquierda que practica la democracia. Soy de la izquierda que no tolera el autoritarismo ni el populismo. Soy de la izquierda que anhela el desarrollo y el progreso para las personas, las familias y los pueblos y que reconoce un gran valor en las y los emprendedores que hacen empresa, en el campo y en la ciudad. Soy de la izquierda que no habla en nombre de los pobres, que los considera ciudadanos y ciudadanas con voz propia, libertad y autonomía, que no me atrevería a tomar prestada su voz ni a avasallar a las organizaciones del pueblo, mellando su atonomía. Soy de la izquierda que valora las identidades y diferencias culturales y de género. Soy de la izquierda que iza la bandera de los derechos humanos en todas las circunstancias, en el Perú, en Cuba, en Estados Unidos, Irak, Palestina e Israel y Pekín.

Anónimo:
No veo nada clara mi participación en las elecciones en el 2011 estimado anónimo. Esa no es una decisión que deseo ni creo que debo tomar ahora ni depende sólo de mi. Me apena que no compartas las ideas que expreso pero es tu libertad y la mía. Son mis ideas, las expongo y me expongo al expresarlas a través de este medio No las intercambio, menos por votos.

Pero hay un asunto que si me preocupa y es el que tiene que ver con el tema de las generaciones y la política. Creo que hay personas valiosas en todas y que ser joven no te da patente de corso ni te inmuniza frente a la corrupción, el autoritarismo, el populismo o la mediocridad. Creo también que aún son pocos las y los jóvenes que se atreven a entrar en la política activa como dice Karinam con toda razón. Claro que los partidos y la política misma requieren renovación de ideas y de personas. Pero no seamos unilaterales, concedan que habemos algunos y algunas que quienes tienen, como dijo una vez no sé si Luis Alberto Sánchez o Gustavo Gutiérrez: "juventud acumulada".

Raúl y Lino colocan el tema de las ONG de derechos humanos. He estado trabajando en una hasta hace tres años, luego de muchos más de ser voluntaria en campañas como contra la de la pena de muerte, los detenidos desaparecidos, los derechos de nosotras las mujeres, o los inocentes en prisión. Siempre me ha acompañado esa sensación de que me es difícil cobrar por trabajar en la defensa y promoción de los derechos humanos. En todo caso, no me he hecho ni de casa, ni de carro, ni de ningún lujo. Vivo con bastante austeridad y siempre he considerado un privilegio trabajar profesionalmente en una tarea tan noble como es la de los derechos humanos.

Hasta otra vez y gracias nuevamente.