miércoles, 17 de octubre de 2007

Museos de la Memoria

El Movimiento Ciudadano Para que No se Repita nos ha enviado esta declaración de laCoalición Internacional de Museos en Sitios Históricos de Consciencia en relación al ataque que sufrió el 23 de Septiembre el Memorial “El Ojo que Llora”. Creo que esta muestra de solidaridad internacional y de la globalización en la que vivimos merece ser tomada en cuenta, así como la gran variedad de situaciones y lugares en el mundo en los que existen museos llamados de la memoria.

Repudio Internacional Contra el Ataque al Memorial “El Ojo Que Llora”

El pasado 23 de septiembre fue agredido e inmovilizado el vigilante del Parque donde se encuentra el memorial “El Ojo que Llora” con el fin de destruir una parte central del mismo. El memorial fue construido en homenaje a las víctimas del conflicto armado que se inició en Perú en los años 80.


En distintos países del mundo, los memoriales son construidos con el propósito de recordar a las víctimas de eventos dolorosos, generalmente violentos, que involucraron en el pasado no sólo a quienes perdieron la vida o sufrieron de manera directa los efectos de esa violencia, sino a la sociedad en la que esos hechos tuvieron lugar.


Los memoriales y los sitios históricos permiten rendir homenaje, recordar la dignidad de las víctimas, recuperar dimensiones de su vida cotidiana y conmemorar los hechos y sucesos históricos que resultan significativos para las sociedades en las que ellas vivieron. Cumplen a su vez con la valiosa misión de generar conciencia activa en vistas a hacer posible que no se repitan en el futuro.

El memorial El Ojo que Llora ubicado en la ciudad de Lima, establece una relación entre una gran piedra que “llora” y miles de otras más pequeñas que llevan inscriptas el nombre de las personas que perdieron su vida durante el conflicto armado que tuvo lugar en el Perú en los años 80. Los nombres inscriptos en esas pequeñas piedras son emblemas de dolor, sinónimo de ausencia. Cada uno de ellos guarda la memoria de un país y de una sociedad que aún sigue desgarrada por el impacto brutal de aquella violencia que nunca debió acontecer.

Las instituciones reunidas en la Coalición Internacional de Museos de Conciencia en Sitios Históricos sabemos lo que sitios como éste representan. Su poderosa capacidad evocadora hace posible que genocidios, violaciones a la libertad o el triunfo de las luchas por la liberación que tuvieron lugar en el pasado no sean devorados por la fuerza arrasadora del olvido, al tiempo que tienen la capacidad simbólica de advertir sobre la amenaza de su repetición en el presente.
Las memorias sobre el pasado no deben eludir el conflicto, porque recordándolo y conociéndolo contribuimos a conocer mejor el presente. La verdad sobre las graves violaciones a los derechos humanos ocurridas en el Perú, que fueron investigadas y sistematizadas por el Informe de la Comisión de la Verdad y Reconciliación, debe ser conocida y asumida en su verdadera y trágica dimensión por todos los ciudadanos peruanos y por el mundo entero.


Los familiares de las víctimas, los ciudadanos y los grupos que impulsaron la creación del Ojo que Llora, y que periódicamente se reúnen en torno a él para rendir tributo y homenaje a sus muertos, han sido nuevamente agredidos por un acto de intolerancia y barbarie venido desde las sombras.

Quienes ansiamos vivir en sociedades sostenidas sobre los principios del derecho, la justicia, la verdad y la memoria no podemos dejar de elevar nuestra voz para rechazar actos de esta naturaleza. Ninguna acción violenta podrá detener la decisión de alcanzar la verdad y conseguir la justicia y mucho menos impedir el cálido tributo que las víctimas de la violencia merecen por parte de familiares y sobrevivientes.

Coalición Internacional de Museos en Sitios Históricos de Consciencia

La Casa de los Esclavos, Senegal
Museo Nacional Japonés Americano, USA
Complejo de Conmemoración en Mednoe, Rusia
Constitution Hill, Sudáfrica
Corporación Parque por la Paz Villa Grimaldi, Chile
Fundación de la Escuela de Paz de Monte Sole, Italia
Museo del Gulag en Perm-36, Rusia
Lower East Side Tenement Museum, USA
Memoria Abierta, Argentina
Memorial de Terezín, República Checa
Museo de la Guerra de la Liberación, Bangladesh
Museo del Distrito Seis, Sudáfrica
Museo Nacional de los Derechos Civiles, USA
The Workhouse, England



1 comentario:

markin dijo...

Siempre me he preguntado como poddría calificarse de culto al terrorismo la simpatia que se le pueda dar este monumento, luz e imagen de lágrimas del dolor.

En que mente podía caer eso? Símbolo de dolor, gente que dejo su estigma de pesar en la población.