jueves, 10 de enero de 2008

No nos devolvió la democracia

A la argentina Noemí Esther Gianotti de Molfino la encontraron muerta, envenenada, en la calle Tutor en Madrid. Era una mujer de su casa de 55 años, a su esposo lo asesinó la dictadura argentina, le detuvo un hijo, le desaparecieron dos nietos. Le dejaron a una hija exiliada en París y a su hijo Gustavo que la acompañaba y que se libró por azar de una muerte segura. Fue asesinada en España luego de ser secuestrada en Lima en una acción vinculada a la Operación Cóndor en la que intervinieron los servicios de inteligencia de países de América del Sur (Argentina, Uruguay, Brasil, Paraguay, Bolivia y también Perú) para "deshacerse" de los que consideraban subversivos. Ricardo Uceda en su libro "Muerte en el Pentagonito" relata cómo operaron en Lima los militares argentinos apoyados por efectivos peruanos para torturar y desaparecer acá a los ciudadanos argentinos María Inés Reverta y Julio César Ramírez y secuestrar a la señora Gianotti de Molfino.


Eran los tiempos en que el dictador Francisco Morales Bermúdez se aprestaba a entregar el poder usurpado durante 12 largos años. Es a ese dictador a quien reclama la jueza italiana Lussiana Figliola, junto a 136 funcionarios de las dictaduras militares de Argentina, Chile, Bolivia, Brasil, Uruguay y Paraguay, entre ellos el ex dictador Rafael Videla, por la desaparición y muerte de 25 ciudadanos de origen italiano en el marco de la macabra Operación Cóndor.
Es en esa galería en la que está Francisco Morales Bermúdez y no en la de los presidentes demócratas del Perú. Si es o no responsable de los graves delitos que se le imputan, la justicia internacional lo dirá y hace bien en ponerse a derecho.


Hagamos memoria. Fue en el gobierno militar de Morales Bermúdez que las organizaciones de trabajadores y la izquierda peruana organizamos el histórico Paro Nacional del 19 de julio de 1977, asestando el golpe definitivo a la dictadura militar, iniciando la transición democrática con la convocatoria a la Asamblea Constituyente que presidiría Víctor Raúl Haya de la Torre y las elecciones que llevarían nuevamente a Palacio de Gobierno a Fernando Belaunde Terry.
Recordemos. La respuesta de Morales Bermúdez fue el despido de los 5,000 líderes sindicales más importantes del país para descabezar al movimiento obrero, como represalia por ejercitar su derecho a la huelga.


No olvidemos. Francisco Morales Bermúdez ordenó la deportación de políticos peruanos a la Argentina que resultaban incómodos a su gobierno, la mayor parte de ellos candidatos a la Constituyente pertenecientes a la izquierda peruana. Sufrieron igual suerte dos marinos y periodistas críticos a su gobierno.


Es por esa memoria de un pasado reciente que no es admisible que un Presidente electo democráticamente como Alan García sostenga que defenderá a Morales Bermúdez "porque él nos devolvió la democracia". No, Señor Presidente, la democracia la conquistó el pueblo de manera organizada y en las calles. ¿Dónde estaba usted en esos años que no lo recuerda?

6 comentarios:

_JOMAC_ dijo...

Yo era muy pequeño cuando estas cosas ocurrieron, pero algo que percibi claramente es que se vio obligado a restablecer la democracia por la fuerza de las masas populares que lo obligaron a aceptar esto. Recuerdo que cuando la nueva constitución le fue entregada el hizo una serie de observaciones que fueron rechazadas de plano por los constituyentes de esa epoca.
Tambien recuerdo que para las elecciones presidenciales (creo que fue cuando Garcia salio) tuvo una pobre performance, si alguien recuerda los debates lo veran enredandose en sus propias palabras tachando y re-escribiendo su propio plan de gobierno... muy lejos de la imagen de gran estadista que Alan Garcia le quiere dar.
Comentario aparte creo, como la gran mayoria, que esto no es un gesto de simpatia real de Alan hacia Morales Bermudes sino Simplemente un forma de protegerse el mismo para cosas futuras.

Anónimo dijo...

Mientras la clase política sacaba manteca, afilaba la mandíbula y el cuchillo, ad portas al "retorno" a la democracia que el pueblo con su lucha y sacrificio ganaba en las calles; solitario, debil por la enfermedad, a un paso de partir a su cita con la Historia, públicamente el historiador JORGE BASADRE llamó "FELON" al general Francisco Morales Bermúdez...

"Pancho" Morales Bermúdez era por entonces el personaje mas poderoso del país y presidente de facto de la Junta Militar de las FFAA; era, además, vox populi, un ebrio consumado y hacía grandes migas con el dictador chileno, Augusto Pinochet, a quien mantuvo informado del golpe contra Velasco, ("Tacnazo") y "socio" con el dictador argentino, Rafael Videla sentenciado luego por sus crímenes de lesa humanidad a cadena perpetua y que el presidente Carlos Menen posteriormente indultara.
Cuando analizo la Historia de aquellos años, en un lado coloco a toda la cháchara bochornosa que pueda decir la ignorancia, la prepotencia, corrupción, arbitrariedad, oportunismo, interés mezquino, político o de grupo. Y al frente, en el otro extremo, ubico el análisis pausado y sereno que hizo nuestro malogrado historiador.

Hace mal Alan García apoyándose a ese "palo", porque sombra no le va a dar. Por el contrario, de ser "Pancho" Morales Bermúdez, hallado "culpable", como en efecto lo es, el "interés" de García va saltar a la vista y su "jueguito" va obrar en su contra.

Líderes del APRA fueron perseguidos y expatriados por la dictadura de Velasco, al tiempo que medio partido "colaboró" entusiasta con la Primera Fase de la Revolución Peruana.

Alberto de Belaunde dijo...

Muy portuna la pregunta: ¿dónde estaba Alan García?

karinam dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
karinam dijo...

Yo no había nacido cuando Morales Bermudez gobernaba el país... sin embargo, si he vivido años de dictadura durante el gobierno de Fujimori y creo que todos sabemos de persecuciones, de encierros, de exilios, de torturas y lamentablemente de muertes.
Pero esos años, nuestro presidente no estaba en el país... se escapó. Creo que esa historia ya la conocemos... ex presidentes que se fugan, algunos regresan cuando sus delitos ya prescribieron y otros tienen que ser traidos a la fuerza...

Anónimo dijo...

De acuerdo Susana, hoy nos encontramos en el "Jazz Zone" para seguir debatiendo sobre la pobreza, la inseguridad y la desnutrición en el Perú, mientras escuchamos de fondo a Ray Conniff "On the Street Where You Live". Por favor que tengan preparado nuestro platillo favorito... ese que se ha vuelto tan popular últimamente en los periódicos, obvio, caviar.